Fotodepilación

Fotodepilación


La fotodepilación o depilación definitiva consiste en la eliminación definitiva del vello corporal mediante el uso de la tecnología IPL( Luz Pulsada Intensa ). La luz utilizada mediante este sistema produce un calentamiento del folícolo piloso y lo destruye, provocando la desaparición del vello en la zona deseada. Se precisa de un número variable de sesiones en función de la zona a depilar, del tipo de piel y pelo del paciente. El intervalo de sesiones depende de la aparición del pelo y, por lo general, suelen espaciarse unas 3-5 semanas.


El resultado tras la finalización del tratamiento es definitivo, aunque a veces, puede precisar de una sesión anual de mantenimiento.


No suelen producirse efectos secundarios. Podría aparecer algún ligero enrojecimiento o hinchazón local en el área de tratamiento,pero desaparece a las pocas horas. Ocasionalmente la piel se puede oscurecer o aclararse después del tratamiento, pero volverá a la normalidad a las pocas semanas. Se debe limitar la exposición al sol antes y después del tratamiento.

Cualquier zona del cuerpo es susceptible de ser tratada para la eliminación definitiva del vello: muslos, barbilla,axilas…


Inmediatamente después del tratamiento no se observa ningún cambio apreciable y se puede retomar la vida laboral sin señales de haber realizado el tratamiento. Ocasionalmente puede aparecer un pequeño hematoma en el punto de inyección, que se soluciona rápidamente. Es aconsejable seguir unas recomendaciones:

• Intente ejercitar los músculos tratados durante 2-3 horas después del tratamiento (por ejemplo, frunciendo el ceño o levantando las cejas)

• No frote o dé masajes en las áreas tratadas durante las 24 horas siguientes al tratamiento.

• No se acueste ni haga ejercicio durante las 4 horas siguientes del tratamiento.

• No se debe acercar ninguna fuente de calor a la zona tratada.

• Puede realizar cualquier actividad cotidiana normal.


Todas las personas sudan; es normal ya que forma parte del modo en que nuestro organismo regula la temperatura. Sin embargo, algunas personas tienen hiperhidrosis y producen una cantidad de sudor muy superior a la necesaria para controlar su temperatura.

Además de en tratamientos estéticos, la toxina botulínica puede emplearse para tratar la hipersudoración de las axilas, palmas de manos y pies, para tratar Muchos de estos tratamientos precisan dosis de toxina que pueden llegar a ser dos o tres veces superiores a las necesarias para tratamientos estéticos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad