Rinomodelación

La rinomodelación consiste en realizar cambios en la nariz mediante la inyección de sustancias de relleno (ácido hialurónico o hidroxiapatita cálcica) y puede constituir una alternativa a la rinoplastia o cirugía, pero no en todos los casos.

Hay que saber que este tipo de procedimiento no es permanente y según qué zonas tratemos puede producir un aumento de volumen de la nariz. No utilizamos sustancias permanentes.

Es una opción para pacientes que:

  • Tienen pequeños defectos como una pequeña giba dorsal, una punta nasal caída o asimetrías menores y quieren un resultado prácticamente inmediato sin pasar por quirófano.
  • Pacientes que tras una rinoplastia presentan alguna irregularidad o asimetría. (en estos casos recomendamos que hayan transcurrido mínimo 12 meses desde la cirugía)
  • Pacientes que quieren ver el resultado antes de decidir si someterse a una cirugía.

En la primera Consulta además de los datos de la historia clínica, tomamos fotos del paciente para posteriormente hacer un estudio del caso y de las modificaciones a realizar para valorar si está indicada la rinomodelación.

Es importante resaltar que la nariz no puede ser valorada de forma aislada sino como parte del perfil facial y por ello otras zonas anatómicas como son el mentón y los labios y sus proyecciones deben estudiarse al mismo tiempo pues puede ser aconsejable su tratamiento para lograr una armonía en el rostro.

El tratamiento se hace en Consulta, con anestesia local, el producto se inyecta con aguja o cánula según las zonas a tratar y el resultado se ve de forma prácticamente inmediata.

Se hace una revisión al mes y medio. La duración de los resultados es de en torno al 1 año y ½.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies
Abrir chat